martes, 22 de junio de 2010

Cuentos de oficina

Hoy es un buen día para Nadie.

Para empezar, ha perdido el autobús, y en la carrera que se dio para tratar de alcanzarlo, se le debió caer el dinero para comprar el desayuno. Además, se ha dormido en el trabajo. Y además, se ha manchado la ropa, y apesta a café. Y luego, la señorita Alguien le ha hablado.


Haciendo balance, definitivamente, hoy es un buen día para Nadie.

4 comentarios:

_Greed_ dijo...

¡Y con esta entrada el blog cumple 50 entradas!

Celebrémoslo todos comentando a jierro *___*

Nume dijo...

¡Me alegro por Nadie!

Alah, a celebrarlo.

Un boli Vic sin capuchón dijo...

Es que Nadie tiene que quedar con el boli

rafarrojas dijo...

Cuando Nadie se siente triste recuerda la historia de su tatatatatatata...rabuelo, que no sólo escapó de ser comido colgado del vellón de una oveja, sino que además fue el primero en operar de cataratas a un cíclope (otra cosa es que los resultados no fueran todo lo buenos que hubiera sido deseable)