martes, 7 de septiembre de 2010

Negligencia

Vivían entre colchones desnudos, desnudos y adanes, no recordaban ya ni dónde. Se despertaban tarde, cuando la oscuridad absoluta se hacía apagada penumbra al infiltrarse el sol por los pequeños orificios en la ventana. Entonces escribían durante un rato en sus cuadernos cuánto habían volado y sucumbido, andado y conversado, sufrido y disfrutado, visto, oído, tentado, olido y degustado; intercambiaban pareceres y vivencias entre ellos, y descorchaban un nuevo frasco de pastillas, apenas escasas horas después del desvelo. Pronto rendirían de nuevo sus almas a los excesos y quimeras que la existencia se negaba a concederles en la vigilia.

5 comentarios:

Nume dijo...

Buena vida esa.

_Greed_ dijo...

Dios, ¡este relato es magnífico!

Me rindo ante tu capacidad expresiva; yo había intentado hacer algo semejante en las primeras entradas (es decir, un relato con una idea parecida), pero fui frustrado con el resultado.

El tuyo es mejor :D

Manuel Calavera dijo...

“Mientras hacía labores ecológicas en el baño, os oí a Óscar y a ti relatar recién despiertos vuestros sueños... fuisteis la inspiración”

Layne dijo...

Magnifique.

Y cada vez necesitarán más pastillas. Sus cuerpos se harán tolerantes a ellas.


Vuelvo, amigos

Ripser dijo...

Hasta que olviden los cuadernos y abandonen el despertar