martes, 4 de mayo de 2010

Imprevistos de la existencia

"Llevaba tantos días sin hablar con nadie ni oír las noticias que no podía saber que los servicios de limpieza de la ciudad estaban en huelga. Cuando saltó desde la ventana del octavo piso fue a caer sobre una montaña de bolsas de basura. Y ni siquiera tenía las llaves de su apartamento."

AdminEdit: Tomás Onaindia, "A destiempo"

3 comentarios:

_Greed_ dijo...

¡Genial, Pablo! Me alegro de que te hayas decidido a entrar y colaborar, como ya sabes eres bien recibido.

rafarrojas dijo...

está muy guapo el cuento, tío
enhorabuena

Manuel Calavera dijo...

Sencimple, punzangudo e ingenioligente... me gusta mucho