miércoles, 28 de julio de 2010

Agujas

Cuatro agujas apuntaban directamente a mi antebrazo. Estaban colocadas de tal manera que al avanzar desgarraran la piel, penetraran en la carne, producieran un dolor intenso. Todo a mi alrededor era fuego, mi cuerpo empezaba a fundirse con él, mi agua se transformaba en sudor, pero la ira permanecía, agazapada.

Y entonces un movimiento enérgico hacia delante fue la liberación de aquella horrorosa presa a la que me veía sometido. Las agujas penetraron en la articulación y sentí que mi brazo explotaba desde el codo, que primero se desgarraba para más tarde simplemente abultarse de manera grotesca y reventar en aquel mar de fuego, pero mi puño seguía hacia delante y el dolor era demasiado intenso para ir más allá, para ver qué pasaría después de aquel movimiento desgarrador, de aquella demostración de ira, de aquella liberación funesta y eterna.

Parpadeé. Sólo había sido una breve visión. El sueño vendría más tarde.

3 comentarios:

Ripser dijo...

Si esconde evocaciones, invocaciones o referencias, no las entiendo, explícamelas xD

Si es mero deleite estético, entonces lo entiendo y me gusta ;)

Si tengo que elegir yo, elijo lo segundo xD

Un boli Vic sin capuchón dijo...

Dios, ya sabes lo que pienso

Complejo de Úrsula dijo...

comentario de Rocío - > vease comentario de Oscar
xD