viernes, 6 de agosto de 2010

Noctámbulo

Estaba sentado ahí ya un buen rato. El ritmo del bajo, grabado en algún estudio californiano, le recorría todo el cuerpo cuando cerraba los ojos. Sus bracitos, ridículos y débiles, descansaban palmas arriba en el sofá. Dum, dum, durum, dum. El bajo, las risas de los demás, alguna débil exclamación hacia su soledad, por parte de los otros.

El tipo estaba ahí sólo, durmiendo bajo el aire acondicionado, mientras la gente bebía y reía. ¿Sería su forma de soñar lúcidamente? ¿Padecería insomnio y sólo echándose en lugares extenuantes podría dormir?

De cualquier manera, sólo era un tipo dormido y por ello, le robé la cartera.

4 comentarios:

Ciclotimia dijo...

La música calma a la bestia.

Nume dijo...

Pobre hombre, con problemas de sueño y encima, ahora, de dinero.

Orel dijo...

menudo final, hombre x_x

Nakuru Hanzo dijo...

La mala costumbre de robar no te abandona nunca, eh, mago rojo? XDD

saludos gri!