lunes, 3 de enero de 2011

Cuentos del medievo VI


Érase una vez una heroína que era ella, sólo que en un mundo diferente. En ese mundo, ella era una araña, justo como ahora es, sólo que de forma literal.

Condenada a rescatar a todos los héroes que caían en sus redes, la pobre arañita murió de hambre, pero al menos, vivió como una heroína mientras liberaba a los demás del cruel destino que hubiese resultado vivir bajo sus pies.

1 comentario:

Nume dijo...

Pooobre arañita.