viernes, 24 de diciembre de 2010

Copiosa cena

Hoy vamos a cenar posturas, de nuestra tierra, porque aquí fomentamos el producto nacional.



De entrantes, vamos a cenar la postura de los de derechas, es que teníamos mucha hambre y lo siento, tanta sangre y tanto toro muerto nos abrió el apetito. Comed a manos llenas, hemos venido muchos pero creo que caben a todos, cuidado, que los hay que están muy frescos y aún pueden pegaros algún que otro mordisquito.

Para entrar en calor, ¿qué tal les va una sopa de centro-izquierda-derecha? Es un poco de todo, los iba a poner con huevos y con talante, pero creo que les va a gustar tanto que se van a rechupetear los dedos. Estos se comen con cuchara, la primera es para ellos, sí, sí, una de las muchas. A veces hay tropezones de ojo avispado, es que ellos mismos se encargan de sus extremistas, para poder adaptarse.

Caray, ¿ya han terminado? No me ha dado tiempo ni a prepararles el segundo plato, vayan ustedes entonces con los partidos de izquierdas, cómanselos también, cuídense de no dejar nada, cambien de cubierto cuando puedan, pero trínchenlos bien, porque en cuanto que les den un tiempecito se echan a volar, por muy hechos que estén. Estos están cocinados con un salteado de minorías, de radicalismos, está hecho para que sientan el contraste, saboréenlo bien.



Bueno, y para terminar, allí tienen el cuchillo más grande, el postre es su cabeza, servida en una perfecta bandeja de plata.

3 comentarios:

Manuel Calavera dijo...

Muy ingenioso, como ya te comenté...
Eso sí, los comensales han debido quedar muy indigestos, me arriesgaría a decir que intoxicados...

Un saludo desde la acidia narrativa

Ripser dijo...

Yo no identifico claramente a los falangistas por ningún lado.. ¿por qué será?

Irene dijo...

Bonita entrada, muy sofisticada.

Un saludo.