lunes, 4 de julio de 2011

Terror

Hoy he soñado contigo. Ha sido el mejor polvo que he tenido jamás, ninguna realidad será capaz nunca de igualarlo siquiera.

Pero había una cosa, que, como una espinita, me pinchaba en las sienes. Yo la sentía vagamente, y como un animal continuaba empujándote contra la cama, pero sentía la espinita en las sienes, cada vez más presente, como advirtiéndome del peligro.

Fui a darte la vuelta para verte la cara y ya no tenías cara, eras un horrible maniquí de sueño.

2 comentarios:

rafarrojas dijo...

Cometiste el error de confudir sexo con amor. El amor busca identificar e identificarse (en los ojos, en la sonrisa...). El sexo se conforma con empujar.

Los que pueblan los sueños son todos maniquíes a los que el escaparatista les va cambiando el traje según la temporada. "Este año se lleva ceño fruncido y rabieta corta"

Complejo de Úrsula dijo...

Una vez soñé algo parecido...Me ha llamado la atención. Muy bueno.