martes, 1 de febrero de 2011

El pacto

Desde la admiración, a Álvaro Castilla

Resulta que una vez, un escritor pidió al Diablo poseer "el mayor talento para escribir que jamás poseyese, posea, o poseyere hombre alguno".

A cambio de los habituales intercambios de alma eternos, ya se sabe.


A los pocos meses, el joven escritor aparecía en las puertas del infierno, y el mismo Diablo parecía sorprendido.

- Pero hombre, ¿tú por aquí? ¡No te esperaba tan temprano! ¿Qué pasó?

- Esperaba vivir de la pluma y me morí de hambre, como todos los escritores talentosos...

- Vaya hombre, qué mala suerte, quizás dentro de un par de siglos puedas ver tus deseos de fama hechos realidad...

2 comentarios:

Nume dijo...

Vaya por dios, menudo contratiempo.

rafarrojas dijo...

vaya por dios? vaya por el diablo...
... y en la puerta se encontró con varios más que también habían muerto de hambre mientras soñaban con convertirse en grandes escritores... y les preguntó si es que también habían hecho pacto con el demonio... y le reconocieron que no, que su pecado era otro, hibris, creer que sabían escribir cuando estaba claro que no, y que de ilusos está el infierno lleno, y tienen incluso una asociación y se reunen los viernes para hacer tertulia literaria y leer entradas de blogs..., y eso...

p.d. saludos, luis... Dile a ripser que me están llegando mensajes en el messenger de él (debe tener un virus por ahí)